QUÉ ES LA TREC

La Terapia Racional-Emotivo Conductual o TREC fue creada por Albert Ellis en 1955, es la pionera de las terapias cognitivas. Multitud de investigaciones avalan la eficacia de las potentes técnicas que emplea, las cuales producen en poco tiempo cambios duraderos a un nivel profundo.

Este enfoque terapéutico es el más recomendado por el National Institute of Clinical Excellence (NICE, Instituto Nacional de Excelencia Clínica) para el tratamiento de los trastornos psicológicos.

Sus bases se asientan sobre el pensamiento filosófico de Epícteto en el siglo I d.C. “No nos afecta lo que nos sucede, sino lo que nos decimos acerca de lo que nos sucede”. Nosotros elegimos pensar, y por consiguiente, sentir de manera útil o destructiva, por lo tanto, somos los únicos responsables de la mayor parte de nuestras perturbaciones.

El elemento principal causante de un trastorno emocional es la evaluación irracional y poco funcional que hacemos de nosotros mismos, de los demás y de la vida o el mundo. Realizamos esa evaluación en función de creencias irracionales, éstas son exigencias absolutistas y rígidas sobre uno mismo, los otros o la vida en general:

  • Uno mismo: “Debo hacer las cosas bien y merecer la aprobación de los demás por mis actuaciones”.
  • Los demás: “Los demás deben tratarme siempre de manera respetuosa y considerada”
  • La vida o el mundo: “La vida debe ofrecerme unas condiciones buenas y fáciles para que pueda conseguir lo que quiero con comodidad y sin demasiado esfuerzo”.

Cuando los acontecimientos no se ajustan a nuestras exigencias o creencias irracionales, se producen las siguientes conclusiones:

  • Tremendismo: exageramos lo negativo de un acontecimiento, percibiéndolo como terrible, como más de un 100% malo.
  • Baja tolerancia a la frustración o “no-puedo-soportantitis”: creemos que si esa circunstancia se presentase no podríamos soportarlo y nos impediría ser felices.
  • Condenación: evaluaremos como “mala” nuestra propia esencia humana y la de los demás. Esta condena también se puede aplicar a la vida en general cuando ésta no nos proporciona lo que creemos merecer.

Gracias a la capacidad que posee el ser humano de razonar acerca de sus propios pensamientos y de desaprender lo aprendido, tenemos la posibilidad de, en primer lugar, identificar nuestras creencias irracionales causantes de emociones insanas como la ansiedad, la depresión, la ira…, y después de transformarlas en otras racionales que generen emociones más apropiadas como la tristeza, la decepción, el enfado…

El objetivo último de la TREC es acabar con el sufrimiento y aumentar la fortaleza emocional. Una persona emocionalmente fuerte afrontará de manera más eficaz las adversidades y conseguirá más fácilmente sus propósitos y metas en la vida.

Por lo tanto, las técnicas utilizadas contribuyen, no solo a solucionar el malestar concreto por el que la persona acude a consulta, sino también a funcionar eficazmente en cualquier área de la vida y en definitiva, a vivir mejor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s