LOS OJOS DEL ALMA

MIRAR CON EL ALMA 2El que ha estado alguna vez en la India no con los ojos, por ejemplo en un viaje de placer a bordo de un trasatlántico de lujo, sino con el alma, guarda de este país una nostalgia que al menor recuerdo o signo vuelve a reavivarse”. Hermann Hesse

La India es uno de esos lugares que si visitas sólo con los sentidos puede fácilmente producir rechazo: el desagradable olor que te acompaña casi constantemente, el calor asfixiante que apenas te permite respirar, la suciedad allá donde vayas, la altísima contaminación, la comida terriblemente picante, el hacinamiento en las grandes ciudades, el ensordecedor ruido de miles de coches pitando continuamente…

El viajero que se queda en lo superficial regresará a su casa completamente desencantado y sin ganas de repetir la experiencia, pero si se visita el país con el alma, como dice Hermann Hesse, todo se torna diferente.

Visitar con el alma significa tener abiertos no solo los ojos, sino también la mente, despojándola de prejuicios, de esta manera nos abriremos a cualquier vivencia, porque la única forma de disfrutar de la estancia en un país como la India es estando abiertos a las sorpresas, buenas y malas, a lo insólito y a lo impredecible. Viviendo cada pequeña experiencia como un gran aprendizaje.

Solo al trascender lo estrictamente superfluo, la India se siente y se vive de verdad. Es entonces cuando disfrutaremos del buen carácter y de la hospitalidad de sus gentes; son comunicativos, muy tranquilos (casi rozando la indolencia) y amables, y no crispados e irritables como los occidentales.

También conoceremos aspectos muy curiosos de su cultura, como las animadas bodas a las que, aunque no te conozcan, es muy probable que seas invitado por la familia de los novios, el colorido de las ropas y los abalorios de las mujeres, los sorprendentes ritos de los fieles en los templos, el entusiasmo con el que disfrutan de una película en una sala de cine, el arte para cruzar las calles esquivando coches que no paran por nada del mundo, la forma en que viven y se ganan la vida los millones de personas que habitan en los slums.

Además tendremos la oportunidad de descubrir la belleza de los paisajes, de los templos, de las mezquitas, de las iglesias, de los edificios coloniales, de las cuevas excavadas…

Si nos quedamos con los aspectos negativos más evidentes de este país nos seremos capaces de apreciar todas las cosas maravillosas que posee, pero no tenemos que viajar hasta la India para actuar así, lamentablemente en nuestro día a día muchas veces nos limitamos a lo superficial (etiquetas absurdas, prejuicios…) y nos perdemos lo importante y esencial de la vida y de las personas.

Nuestra existencia será mucho más enriquecedora e interesante si intentamos ver más allá, o lo que es lo mismo: mirar con el alma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s