VIAJE A ÍTACA

VIAJE A ITACA

VIAJE A ÍTACA

Cuando salgas para hacer el viaje hacia Itaca

has de pedir que sea largo el camino,

lleno de aventuras, lleno de conocimiento.

Has de rogar que sea largo el camino,

que sean muchas las madrugadas,

que entrarás en un puerto que tus ojos ignoraban;

que vayas a ciudades a aprender de los que saben.

Ten siempre en el corazón la idea de Itaca.

Has de llegar a ella, es tu destino

pero no fuerces nada la travesía.

Es preferible que dure muchos años,

que seas viejo cuando fondees en la isla,

rico de todo lo que habrás ganado haciendo el camino,

sin esperar a que dé más riquezas.

Itaca te ha dado el bello viaje;

sin ella no habrías partido.

Y si la encuentras pobre, no es que Itaca

te haya engañado.

Sabio como muy bien te has hecho,

sabrás lo que significan las Itacas.

Esta es una adaptación que el cantautor Lluis Llach hizo del famoso poema “Viaje a Ítaca” del poeta griego Konstantinos Kavafis. En él relata el camino lleno de aventuras que Ulises, tras la guerra de Troya, tuvo que recorrer hasta llegar a su hogar en la isla de Ítaca.

Este poema capta muy bien la esencia del camino que cualquiera que desee crecer como persona ha de recorrer.

Cuando comenzamos un proceso de cambio, muchas veces nos dejamos arrastrar por la impaciencia y queremos obtener resultados de manera inmediata y sin esfuerzo, pero cualquier cambio requiere trabajo, perseverancia y mucha paciencia. No puede ser de otro modo, no hay atajos ni fórmulas mágicas.

La transformación lleva su tiempo, se produce paso a paso y no de la noche a la mañana, pero no importa, puesto que no se trata de un camino aburrido ni pesado, sino que supone más bien un emocionante reto personal. Nuestro objetivo es llegar a ser las personas que nos gustaría ser, pero hasta conseguirlo, podemos disfrutar mucho del proceso.

Explorar el interior de uno mismo es el más apasionante y enriquecedor de todos los viajes que podamos imaginar, mucho más que visitar países exóticos o lugares recónditos del planeta.

En este viaje hacia nuestro interior aprenderemos muchas cosas sobre nosotros mismos que hasta entonces desconocíamos, descubriremos una manera diferente de ver la vida, desarrollaremos nuevas habilidades, adquiriremos innumerables conocimientos e iremos apreciando los pequeños avances que vayamos consiguiendo.

Estaremos más motivados y los resultados llegarán antes, si empezamos nuestro viaje con la vista puesta en nuestro objetivo pero con el ánimo de disfrutar del trayecto mientras trabajamos y no con la necesidad de obtener resultados fácil y rápidamente, y pensando solo en todo lo que nos queda por recorrer.

Lo sorprendente y maravilloso del crecimiento personal es que es una aventura que nunca termina, jamás dejamos de aprender y evolucionar, si ni siquiera las plantas dejan de crecer hasta que mueren, ¿cómo vamos a dejar nosotros de hacerlo?

Con dedicación y esfuerzo, podemos llegar a ser las personas que deseamos, pero es importante no convertir este objetivo en una necesidad. No hay que olvidar que aunque no lleguemos a ser tan mentalmente sanos y equilibrados como nos gustaría, podemos igualmente disfrutar de muchas cosas y llevar una vida plena.

Anuncios

Un pensamiento en “VIAJE A ÍTACA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s