FILOSOFÍA ORIENTAL EN LA TREC

FILOSOFIA ORIENTAL

Hoy he terminado de leer un libro del maestro de yoga Paramahansa Yogananda (1893-1952), en el que he encontrado algunas coincidencias con la terapia cognitiva. Esto no es de extrañar si tenemos en cuenta que esta corriente terapéutica ha recibido desde sus inicios mucha influencia de la filosofía oriental.

He extraído unos cuantos fragmentos en los que se tratan temas que están muy presentes en la psicología cognitiva: la aceptación de la muerte, el cambio de aquello que nos desagrada desde la serenidad, la aceptación incondicional de los demás, el desapego de la salud, del dinero, de la juventud… (desapego no entendido como frialdad de corazón o indiferencia, sino como la ausencia de necesidad), los valores, la impermanencia, la pérdida del miedo, etcétera:

1- Ciertamente, es terrible que las bacterias maten a dos mil millones de personas cada cien años; ¡pero piensa en el caos que supondría la superpoblación si no existiera la muerte! Y si todo en la tierra fuera bueno y perfecto, nadie consentiría en abandonarla.

2- Relataré una pequeña historia. Un rey se durmió y soñó que era pobre. En su sueño, mendigaba una moneda para poder comer. Finalmente, la reina lo despertó y le preguntó: “¿Qué te pasa? Las arcas de tu tesoro están llenas de oro y, sin embargo, gimes por una moneda“.

Entonces, el rey dijo: “¡Oh, qué necio he sido! Pensé que era un mendigo y que estaba muriéndome de hambre por carecer de aquella moneda”.

3- Tú sufres porque has puesto tu atención en las cosas equivocadas. Si entregas tu corazón a otro ser humano, a la bebida, a la codicia o a las drogas, sufrirás; se te romperá el corazón.

4- Por otra parte, no se trata simplemente de leer estas verdades, sino de ponerlas en práctica. La lectura no te convertirá en un sabio, pero la percepción interior de las verdades sí lo hará (…). Leer acerca de las maravillas de la ciencia no te convertirá en un sabio, porque siempre te quedará muchísimo más por conocer. Lee el libro de la vida oculto en tu interior; en la omnisciencia del alma, justo detrás de la oscuridad de los ojos cerrados.

5- Tal vez algún día tu cuerpo se encuentre terriblemente enfermo y te des cuenta de que aun cuando quieras caminar, o realizar alguna de las cosas que solías hacer cuando eras más joven o saludable, ya no te resulta posible hacerlo; esta experiencia constituye una terrible desilusión para el alma. Antes de que ese día llegue, sé tan libre que puedas contemplar tu cuerpo con desapego. (…) Cultiva en tu mente una actitud que te permita vivir con mayor fortaleza mental.

6- Aun cuando a veces pueda manifestar que no me agrada esto o aquello de las dualidades que me rodean, sin embargo permanezco en calma internamente y soy como el acero: “Calmadamente activo y activamente calmado, un príncipe de la paz sentado en el trono del equilibrio, gobernando el reino de la actividad”.

7- Puedes condenar las malas acciones, pero no debes condenar al que las realiza. Los pecados son errores cometidos bajo la influencia de la ignorancia o de la ilusión.

8- No le prestes demasiada atención a las escenas cambiantes de la vida. (…) Sólo estás viviendo temporalmente este sueño que algunas veces se torna una pesadilla.

9- Dado que la vida es de por sí una mezcla del bien y del mal, de bellos sueños y pesadillas, deberíamos buscar sueños hermosos y ayudar a crearlos, en vez de quedar atrapados en las terribles pesadillas.

10- Desecha el fantasma de la enfermedad y la salud, del sufrimiento y del gozo. Elévate por encima de ellos. (…) La muerte y la oscuridad no pueden infundirnos temor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s