COMPAÑEROS DE VIAJE

COMPAÑEROS DE VIAJE

En este post quería compartir con vosotros un documental que vi hace poco y que me pareció muy interesante, se titula “COMPAÑEROS DE VIAJE”. En él,  enfermos terminales, familiares y personal sanitario, nos invitan a reflexionar sobre cómo afrontar la última fase de la vida antes de la muerte.

Es muy posible que muchos de vosotros en este momento estéis pensando: “Seguro que el documental es muy interesante pero no me apetece verlo ahora, quizá en otro momento”. Esta es una reacción bastante habitual, ya que, por lo general, tratamos de evitar todo lo relacionado con la muerte. Preferimos no pensar en ella ni hablar de ella, en lugar de aceptar con naturalidad este inevitable trance por el que todos pasaremos.

Yo os animo a que dediquéis un rato a ver el documental, porque los testimonios que ahí vais a escuchar merecen la pena y, sin duda, os aportarán mucho.

De todo el reportaje yo destacaría estas dos ideas fundamentales:

-ACEPTACIÓN DE LA ENFERMEDAD Y DE LA MUERTE FRENTE A RESIGNACIÓN.

Explican la diferencia que existe entre estos dos conceptos que, aunque a veces se confunden, nada tienen que ver.

Cuando nos resignamos frente a la enfermedad, nos perdemos en multitud de preguntas que no conducen a ninguna parte: “¿Por qué a me ha tocado a mí?”, “¿Por qué estoy sufriendo esto?”…, y nos paralizamos ante la enfermedad o tratamos de luchar contra ella desde sentimientos como la rabia, el odio, la irritabilidad., etc.

Sin embargo, si asumimos que a todos en la vida hay veces que nos toca pasarlo mal por una enfermedad o por cualquier otra adversidad, trabajaremos para superarla, mientras aprendemos de la experiencia y, en consecuencia, nos servirá para crecer como personas.

Aceptar implica también, incluso en aquellos casos en los que no hay esperanza, disfrutar de las cosas valiosas de la vida hasta el último día de nuestra existencia, siempre dentro de las posibilidades de cada uno.

-CAMBIO DE PRIORIDADES.

En los últimos momentos de la vida, revisamos lo que hemos hecho, lo que no hemos llegado a hacer, el legado que dejamos y buscamos reconciliarnos con otros.

En el documental comentan que solo ante la proximidad de la muerte profundizamos y apreciamos el valor de la vida y la relación con los demás. Además, en esa etapa final el tiempo se acorta pero se puede ensanchar, porque todo se vive más intensamente y se valora más lo afectivo y lo espiritual.

En esos momentos nuestra prioridad pasa a ser la de ser querido y querer. En relación con esto yo me quedaría con la frase de la enfermera que al final del reportaje dice: “Yo pensaba que no se podía amar a mucha gente, pero me he dado cuenta de que cuanto más amas, más personas caben en tu corazón”.

Sería interesante no dejar esa revisión de valores para los últimos días de nuestra vida. Hoy es un buen día para empezar a apreciar lo realmente importante y para ver lo pequeño y cotidiano como algo grande y extraordinario.

http://www.youtube.com/watch?v=S3QLAi0bU9k

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s