EL AMOR NEURÓTICO

VIVIR SIN TI

Entre las innumerables canciones que hacen apología del amor del amor neurótico he elegido este tema de Maná para cuestionar, con argumentos racionales, un par de creencias irracionales que se desprenden de la letra:

VIVIR SIN AIRE (MANÁ)

Cómo quisiera poder vivir sin aire
Cómo quisiera poder vivir sin agua
Me encantaría quererte un poco menos
Cómo quisiera poder vivir sin ti

Pero no puedo, siento que muero
Me estoy ahogando sin tu amor

Cómo quisiera poder vivir sin aire
Cómo quisiera calmar mi aflicción
Cómo quisiera poder vivir sin agua
Me encantaría robar tu corazón

¿Cómo pudiera un pez nadar sin agua?
¿Cómo pudiera un ave volar sin alas?
¿Cómo pudiera la flor crecer sin tierra?
Cómo quisiera poder vivir sin ti

Pero no puedo, siento que muero
Me estoy ahogando sin tu amor

Cómo quisiera poder vivir sin aire
Cómo quisiera calmar mi aflicción
Cómo quisiera poder vivir sin agua
Me encantaría robar tu corazón

Cómo quisiera lanzarte al olvido
Cómo quisiera guardarte en un cajón
Cómo quisiera borrarte de un soplido
Me encantaría matar esta canción

Primera creencia irracional: “Cómo quisiera poder vivir sin ti, pero necesito tu amor para vivir”

– Como bien dice la canción, los peces necesitan agua para nadar, las aves alas para volar, las flores tierra para crecer y los seres humanos aire y agua para sobrevivir, pero ¿está escrito en el cielo o en algún libro de medicina, de biología o de antropología que las personas necesiten el amor sentimental para vivir? Que yo sepa no.

¿Tal vez existe alguna ley del universo que establezca esa necesidad? De nuevo la respuesta es un rotundo no.

¿Hay personas que sin ese tipo de amor han conseguido sobrevivir? Millones de seres humanos viven actualmente y han vivido a lo largo de la historia de la humanidad de manera plena sin amor sentimental.

¿De nuestro deseo de que la persona amada esté a nuestro lado se deduce que tenga que ser así? Evidentemente no, por mucho que deseemos compartir nuestra vida con ella puede que la relación se acabe terminando.

¿Qué sucederá si mantenemos la idea irracional de que necesitamos amor romántico para vivir? Que cuando no lo tengamos nos sentiremos ansiosos, cuando lo tengamos también por el miedo a perderlo y cuando la relación se termine nos deprimiremos.

Segunda creencia irracional: “Es insoportable vivir sin ti. No puedo, siento que muero. Me estoy ahogando sin tu amor”.

– Cuando algo es insoportable es que nos estamos muriendo y, aunque, un abandono es bastante desafortunado no deja de ser algo perfectamente soportable, de hecho mientras estamos diciendo que no lo podemos aguantar, lo estamos aguantando. Por mucho que nuestros amigos de Maná digan que se están ahogando porque su amor no está cerca, dudo mucho que en realidad se mueran por este motivo.

– Asegurar que algo es insoportable significa también que nuestra capacidad de disfrute ha quedado anulada para siempre. ¿Nunca más podremos disfrutar de nada si nos abandona nuestro amor? Es normal que tras una ruptura sentimental nuestra capacidad para gozar de las cosas se vea un poco reducida, pero al cabo de un tiempo seguiremos disfrutando como siempre de nuestra comida favorita, de la compañía de un amigo, de una preciosa puesta de sol, de un buen libro…

– Está claro que vivir un abandono es molesto y difícil, pero ¿es lógico pensar que algo incómodo es insoportable? Si afirmamos esto estaremos haciendo una deducción completamente ilógica.

¿Qué ocurrirá si continuamos diciéndonos a nosotros mismos que es insoportable vivir sin amor? Que además de sentirnos ansiosos y deprimidos, nos convertiremos en personas emocionalmente dependientes que buscarán con desesperación una pareja y que establecerán relaciones sentimentales poco sanas.

Hay quienes consideran que amar a alguien implica sentir que mueres sin esa persona, que sin ella no eres nada, que no puedes vivir sin su amor…, y que si no se siente eso es porque no se está amando de verdad. Nada más lejos de la realidad, puesto que precisamente cuando no necesitamos a la otra persona es cuando el amor es más auténtico, ya que estaremos junto a ella no por necesidad sino sencillamente porque queremos compartir nuestra vida con ella.

Vivir el amor de manera sana nos permitirá sentir tristeza si somos abandonados pero nunca depresión, ya que nuestros pensamientos serán: “Me encantaría tenerte a mi lado, pero si no estás podré sobrevivir y por supuesto soportarlo. Aunque al principio será muy desagradable e incómodo, podré seguir disfrutando de la vida y hacer muchas cosas provechosas. Esto no es el fin del mundo.”.

Sin embargo, si entendemos de manera enfermiza el amor nos derrumbaremos tras ser abandonados y nos costará mucho salir de ese estado de depresión porque estaremos tan inmersos en nuestros pensamientos irracionales que no nos daremos cuenta de que un sol maravilloso sigue brillando ahí fuera.

En lugar de desperdiciar nuestra existencia lamentándonos de por qué ya no nos quieren o preguntándonos el motivo por el que nos han abandonado, aceptemos que la persona amada ya no está y aprovechemos las oportunidades de disfrute que nos ofrece la vida, porque éstas, aunque el amor desaparezca, no se esfuman sino que continúan estando a nuestro alcance.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s